En Implantes dentales

En nuestra clínica dental Valencia tenemos mucha experiencia colocando implantes dentales en pacientes con poco hueso. Hay que señalar que es una intervención complicada, que debe ser realizada por cirujanos expertos. Por ello, hoy, te contamos todo lo que debes saber al respecto.

¿Cuál es la dificultad de un implante dental con poco hueso?

Tras un accidente o una infección grave el paciente puede perder el diente y, además, el hueso (o quedarse con muy poco hueso donde estaba el soporte del diente).

Como es natural, la pérdida de hueso complica enormemente el tratamiento con implantes dentales, así como la colocación de coronas o fundas sobre dichos implantes.

En estas circunstancias existen 2 soluciones básicas: realizar injertos para recuperar suficiente hueso sobre el que colocar implantes o aprovechar el poco hueso remanente del paciente para colocar implantes “sin hueso” con técnicas avanzadas. Será necesario un exhaustivo estudio por parte del dentista especialista en implantes para poder aconsejar a cada paciente de forma individualizada qué tratamiento es el más adecuado para su situación.

Injertos de hueso

A continuación, te mencionamos las técnicas de injerto o regeneración ósea más habituales para poder tratar a los pacientes con falta de hueso:

  1. Regeneración ósea guiada: esta técnica utiliza sustituto óseo en pequeñas partículas y membranas que lo recubren. Debajo de estas membranas el cuerpo del paciente va transformando el material de injerto en hueso propio del paciente.
  2. Injertos en bloque: consiste en obtener pequeños bloques de hueso de otras zonas del mismo paciente y fijarlos con tornillos en la zona sin hueso donde luego se quiere poner implantes. Suelen aprovecharse zonas vecinas para obtener los injertos en bloque: la rama mandibular o la sínfisis mandibular.
  3. Elevación de seno maxilar: Si la falta de hueso se da en la zona posterior (es decir, en los molares o premolares) del maxilar superior, es probable que el cirujano prefiera optar por una elevación del seno maxilar ya que es una técnica sencilla y predecible. Consiste en colocar sustituto óseo particulado por debajo de la membrana mucosa del seno maxilar. Con el tiempo este sustituto óseo va a convertirse en hueso del propio paciente.

Hay que señalar que cuando la atrofia de hueso en el maxilar o en la mandíbula es moderada, es posible realizar estas técnicas de injerto a la vez que se colocan los implantes. Esto es posible cuando existe suficiente hueso como para que los implantes queden con buena estabilidad primaria. La ventaja de poder hacer injerto simultáneo es que se reducen los tiempos de tratamiento a unos 4-6 meses.

En cambio, cuando la falta de hueso es muy severa, no va a quedar más remedio que hacer primero la técnica de regeneración, esperar 6-8 meses, y colocar en una segunda cirugía los implantes. Los tiempos totales de tratamiento son de aproximadamente un año.

Implantes dentales pacientes poco hueso

Si alguna vez te han dicho que no podías recibir implantes dentales por falta de hueso, contacta con nosotros para recibir una segunda opinión y sal de dudas.

Técnicas avanzadas de implantes sin hueso

En algunos casos puede ser una mejor alternativa aprovechar el poco hueso disponible del paciente para colocar implantes dentales. Esto es posible con técnicas de implantología avanzada que no están al alcance de la mayoría de cirujanos e implantólogos. Los profesionales de la implantología hablamos de colocación de implantes en los arbotantes anatómicos. La ventaja de estas técnicas es que reducen los riesgos, costes y tiempos de tratamiento asociados a las técnicas de injerto óseo.

Puede que también te interese el siguiente artículo: Infección en implantes dentales

En nuestra clínica dental utilizamos desde hace años y de forma habitual las siguientes técnicas de implantes “sin hueso”:

  1. Implantes palatinizados: se trata de una técnica que puede aplicarse en casos en los que hay una atrofia ósea horizontal importante pero todavía no hay ausencia total de hueso en el maxilar. Consiste en fijar los implantes desplazados hacia el paladar. Van a ir asociados a una sencilla regeneración ósea guiada simultánea por la parte del implante que no queda rodeada de hueso.
  2. Implantes inclinados o “All-on-four”: es una técnica muy extendida que está indicada tanto en maxilar como en mandíbula en pacientes desdentados o que van a perder todos sus dientes y que tienen hueso suficiente en la zona anterior pero no en la zona de las muelas. Consiste en colocar 4 implantes, los dos posteriores angulados, y sobre ellos una prótesis fija.
  3. Implantes pterigoideos: es una técnica de colocación de implantes en el hueso que queda en la apófisis pterigoides del maxilar, la zona posterior a la muela del juicio. Es una zona que en muchos pacientes con pérdida de hueso sigue conservando suficiente cantidad ósea para colocar un implante que sirve de apoyo para la prótesis si se combina con otras técnicas como la de implantes palatinizados.
  4. Implantes cigomáticos: los implantes cigomáticos son implantes dentales de titanio muy largos que se fijan al hueso malar o cigomático, y no al maxilar. Esta técnica es un recurso que se aplica únicamente en los casos con pérdida de hueso extrema, cuando las alternativas anteriores no son posibles.

Como puedes ver, los pacientes que han perdido sus dientes y también su hueso pueden, en las manos de profesionales expertos, beneficiarse del tratamiento con implantes dentales. Es importante que el paciente en estas circunstancias entienda que son técnicas complejas y no exentas de riesgos y complicaciones, por lo que es fundamental la formación y la experiencia de los dentistas que las vaya a realizar. Por lo demás, como ves, en nuestra clínica dental en Valencia tenemos una larga experiencia con este tipo de técnicas de injertos y de implantes dentales en Valencia.

¿Te ha gustado este artículo? Entonces querrás seguir leyendo sobre:

 
Recent Posts

Dejar comentario