En Cirugía bucal

La exodoncia ha sido y es una de las prácticas más habituales en las clínicas dentales. Y esto es muy a nuestro pesar, porque no deberían hacerse tanto. De hecho, hoy, te hablamos de eso: De qué es y cuándo está indicada una exodoncia. ¡Vamos!

¿Qué es la exodoncia?

La exodoncia consiste extraer de un diente de su alveolo gingival de la cavidad oral. Es evidente que se trata de un proceso quirúrgico que requiere de anestesia, aunque ésta acostumbra a ser siempre local.

Como después de toda cirugía, tras la exodoncia se produce más o menos inflamación y dolor, por lo que puede que se receten antibióticos, analgésicos y antiinflamatorios. No obstante, más allá de este dolor, la exodoncia es una práctica bien conocida por lo que no hay que esperar gran dificultad en su realización en la mayor parte de las ocasiones.

De hecho, la exodoncia es el acto quirúrgico más frecuente, entre otras cosas porque es muy frecuente en nuestras sociedades que las muelas del juicio no se desarrollen adecuadamente, y, por tanto, haya que retirarlas. Y este procedimiento, es la exodoncia.

Para que la exodoncia sea un éxito, lo más importante es que, tras la intervención, se forme un buen coágulo en la zona, para que no haya complicaciones hemorrágicas ni cicatriciales, ya que a partir de este coágulo comenzará la reparación y relleno de la herida resultante de la exodoncia. Por ello, es muy importante no tocar el coágulo una vez se forma.

¿Cuándo está indicada la extracción dental?

La extracción dental está indicada en una gran cantidad de situaciones, aunque siempre se deberá primar la actitud conservadora, resolviendo con otro tratamiento el problema del diente lesionado.

No obstante, como esto no siempre es posible, conviene tener claros cuáles son los casos en los que está indicada la extracción dental:

  • Dientes con caries avanzada en los que no es posible aplicar alguna otra técnica más conservadora.
  • Lesiones pulpares en las que el nervio está muy infectado y, por ello, impide el uso de una técnica más conservadora.
  • Restos radiculares de dientes que ya no poseen corona y que, por tanto, no desempeñan ninguna función.
  • Dientes con fracturas o fisuras verticales (aunque, en este caso, se recomienda antes apostar por algún tipo de reconstrucción).
  • Enfermedades periodontales avanzadas en las que se ha perdido el soporte óseo.
  • Dientes de leche retenidos que no permite la erupción del diente definitivo.
  • Dientes supernumerarios, o, dicho de otro modo, dientes que hacen que el número de dientes en la boca sea superior al habitual.
  • Dientes retenidos o impactados siempre que no haya una solución más conservadora.
  • Dientes en malas posiciones siempre que no sea posible la corrección mediante ortodoncia u otra técnica más conservadora.
  • Traumatismos, siempre que no sea posible aplicar alguna técnica más conservadora.
  • Dientes con afectaciones quísticas.
  • Deformidades congénitas.
  • Problemas tumorales.

Como ves, existen bastantes casos en los que la exodoncia es la opción más indicada, pero, en algunos otros, es una segunda posibilidad, por lo que habrá que plantear al paciente ese otro tratamiento conservador como primera opción.

que es la exodoncia

Tipos de exodoncias

Según la dificultad en la técnica y ejecución:

1.- Exodoncias simples

La exodoncia simple, como su nombre indica, es la más sencilla. En este caso, lo único que hay que hacer es aflojar directamente el diente del hueso y la encía. Una vez hecho esto, el diente sale con mucha facilidad.

Por sus características, es el tipo de exodoncia más frecuente, y apenas se requiere de unos pocos minutos para llevarla a cabo.

Se realiza bajo anestesia local y el paciente no siente el más mínimo dolor en el proceso. Además, podrá salir por su propio pie de la clínica enseguida y sin mayores complicaciones. Lo único que tendrá que hacer es morder una gasa (para proteger el coágulo y evitar hemorragias) y seguir unas mínimas instrucciones higiénico-posturales y analgésicas. No suele prescribirse antibióticos.

2.- Exodoncias complicadas

También llamadas exodoncias quirúrgicas. Son menos frecuentes y más difíciles de realizar.

Normalmente, las exodoncias complicadas se realizan cuando el diente está impactado (es decir, cuando no ha salido de la encía) o cuando está muy fracturado, siendo necesario abrir la encía para retirar el diente.

Este es un procedimiento en el que manipulamos tanto la encía (tejidos blandos) como el hueso, por lo que puede aparecer alguna molestia postoperatoria en el paciente. Se lleva a cabo bajo anestesia local y el paciente puede salir por su propio pie de la clínica en poco tiempo, requiriendo seguir las medidas que se le indiquen en cuanto a higiene, postura y medicación analgésica/antibiótica.

Especialistas en cirugía bucal en Valencia

Debes saber que en nuestra clínica dental en Valencia somos especialistas en todo lo que tiene que ver con cirugía bucal y, por lo tanto, contamos con un equipo de expertos en extracción de piezas dentales por cualquier tipo de motivo.

Es por ello que, si padeces algún problema dental, te recomendamos que nos visites para poder estudiar detenidamente tu caso. Nosotros te indicaremos si lo más recomendable es la exodoncia u otro tipo de tratamiento que permita preservar el diente.

Como puedes ver, las exodoncias son prácticas que, por sus características, deberían reducirse tanto como sea posible. No obstante, a veces son inevitables. Esperamos que este artículo sobre qué es y cuándo está indicada una exodoncia te haya ayudado a entender mejor todo al respecto.que es la exodoncia

Si te ha parecido interesante, quizás quieras leer sobre:

 

Dejar comentario