En Cirugía bucal

Sabemos que el miedo a ir al dentista es algo muy común. Entre los temores más comunes de los pacientes que se acercan a nuestras clínicas está el miedo a que le extraigan una o varias piezas dentales. Es algo habitual, pues toda extracción supone una intervención quirúrgica que requiere un periodo de postoperatorio. Sin embargo, la mayoría de extracciones simples (las que no requieren cirugía) dan lugar a pocas molestias postoperatorias, y el paciente puede hacer su vida normal. El problema viene cuando aparece alguna complicación dental después de esta extracción. Una de las complicaciones más dolorosas que se puedan producir tras una extracción dental es la alveolitis. Pero desde IDIM, tu clínica dental en pleno centro de Valencia, nos alegramos de poder asegurarte de que es algo muy poco frecuente: se calcula que solo entre un 2-4% de los pacientes padecen de este problema. ¡Quédate con lo bueno! La alveolitis dental, pese a ser dolorosa, no es grave, se cura espontáneamente sin dejar secuelas y el dolor desaparece en unos días.

¿Qué es la alveolitis?

La alveolitis es por definición una inflamación del alveolo dental, es decir, del hueso que queda tras una extracción dental. En ocasiones hay infección del alveolo, pero no siempre la hay.

Es muy molesta, pero cabe destacar que es muy localizada y no es preocupante, ya que no deja secuelas. El dolor suele aparecer una vez transcurridas 24 o 72 horas después de haber sacado la pieza dental en cuestión, y dura unos 7 a 10 días.

¿Por qué se produce?

Las causas detrás de esta complicación no están claras y son múltiples. Se asocia con la extracción de dientes que tengan infecciones, pacientes fumadores, mala higiene oral y el trauma excesivo durante la extracción. Por este motivo suele ser más frecuente en aquellas personas a las que se les ha extraído una muela del juicio retenida, que es una extracción de las más complicadas.

Pero, sin duda, el factor de riesgo más importante es la rotura del coágulo de sangre por culpa de enjuagues por parte del paciente durante los días posteriores a la extracción. Tras una exodoncia, debe formarse un coágulo de sangre en el hueco que ha dejado el diente, lo que se conoce como alveolo. Este coágulo servirá de protección. En el caso de que no se genere o por el contrario, se rompa, será cuando estemos hablando de que el alveolo quedará expuesto. Si esto ocurre, el alveolo será más sensible al ataque de bacterias o cualquier agente externo, lo que provocará el temido dolor e inflamación en el tejido.

que es la alviolitis

Tipos de Alveolitis

Dentro de la alveolitis, podemos distinguir entre dos clases según sus síntomas, la alveolitis húmeda y la alveolitis seca. ¿Cómo diferenciar los tipos de alveolitis?

Alveolitis seca

En esta modalidad el alveolo dental está completamente vacío, sin coágulo, y con las paredes de hueso totalmente desnudas. Es el tipo de alveolitis más frecuente. No hay infección, por lo que no hay salida de material purulento y se caracteriza por un intenso dolor, constante y perturbador, que impide la actividad normal del paciente, especialmente el sueño. La alveolitis seca también es conocida como alveolitis seca dolorosa, alveolalgia, osteomielitis, osteítis alveolar, entre otras.

Alveolitis húmeda

Hablamos de alveolitis húmeda cuando el coágulo ocupa el espacio vacío que ha dejado la pieza dental y se ve un tejido sangrante y oscuro. Es decir, el alveolo no está vacío sino que lo encontramos sangrante y con abundante exudado. Está producida por reacciones a cuerpo extraño por haberse quedado algún tipo de material en el interior del alveolo o por la infección del coágulo. El dolor es menos intenso como en la alveolitis seca.

En resumen, cuando hablamos de alveolitis, nos referimos a una complicación poco frecuente pero muy dolorosa que ocurre durante la semana posterior a una extracción dental. Si te han extraido un diente o una muela recientemente, y te duele de una forma exagerada, debes acudir de forma inmediata a una clínica dental para evitar mayores complicaciones. No te asustes, en cuanto te tratemos, pronto sanará y dejará de dolerte, lo importante es que lo identifiques adecuadamente.

Referencias bibliográficas

  1. García Murcia MJ, Peñarrocha Diago M. Alveolitis seca; revisión de la literautra y metanálisis. Rev Actual Odontoestomatol Esp 1994;54(437):25-34.
  2. Dolci E, Gay Escoda C, Arnabat Domínguez J. La prevención de la alveolitis seca. Rev Eur Odontol Estomatol 1992;5:261-70.
  3. Larsen PE. Alveolar osteitis after surgical removal of impacted mandibular third molars. Oral Surg Oral Med Oral Pathol 1992;73:93-7.

 

0/5 (0 Valoraciones)

Dejar comentario