En Higiene bucal

Desde nuestra clínica odontológica en Valencia queremos proponerte un utensilio muy interesante para la higiene dental diaria. Se trata del cepillo interdental o interproximal, ¿lo conoces?

¿Qué es el cepillo interproximal?

Sabemos que con el cepillado que realizamos habitualmente no llegamos a limpiar todas las superficies del diente, ya que únicamente alcanzamos a limpiar el 60%. ¿Qué ocurre con el 40% restante? Para eso vamos a usar diferentes utensilios como el hilo dental o el que hoy te explicaremos: el cepillo interproximal.

Se trata de un cepillo especial de dimensiones más reducidas que uno tradicional. Está diseñado para llegar a todos aquellos huecos a los que no llegamos con el cepillado convencional, ni siquiera gracias al hilo dental. Se componen de un cabezal cilíndrico equipado con varios filamentos alrededor de un alambre.

Su función principal es eliminar los restos de comida y las bacterias que se acumulan entre los dientes, es decir, en la zona interdental. Además, hay dos tipos de cepillos interproximales: angulados o de forma recta, según vayamos a limpiar los dientes posteriores o anteriores.

Existen cepillos de varios tamaños y grosores, cada uno de ellos representado por un color. Así, dependiendo de tus necesidades, necesitarás uno u otro para limpiar eficazmente aquellos espacios entre los dientes que son más amplios de lo habitual, y que no se pueden limpiar correctamente con hilo dental.

Para elegir el grosor del cepillo, es importante tener en cuenta que lo que debe estar en contacto con la superficie lateral del diente deben ser los filamentos y no el alambre. En tu clínica odontológica de confianza podrán asesorarte sobre el tamaño que más te conviene, pues un cepillo demasiado pequeño no podría llegar a todos los recovecos con eficacia y uno demasiado grande podría irritar tus encías. También te enseñarán a usarlos correctamente, de forma rápida y sencilla.

para que sirve el cepillo interproximal

¿Cuándo se usa el cepillo interproximal?

Es muy conveniente que te hagas con un cepillo de estas características si tienes problemas relacionados con tus encías, tales como gingivitis o periodontitis. Además, si ya convives con una enfermedad periodontal, conocerás la importancia de extremar la higiene y el cuidado de tu boca. Es por ello que el cepillo interproximal será tu gran aliado a la hora de mejorar el pronóstico de tu tratamiento.

También es muy recomendable si llevas implantes dentales, ya que en ambos casos se produce pérdida de hueso, originando espacios entre los dientes que serán más grandes de lo normal. El hilo dental no siempre llega a todas partes, ya que está pensado para limpiar espacios cerrados y no zonas amplias. Por lo tanto, hacer un uso adecuado del cepillo interproximal, solucionará este problema en pocos segundos y te dejará con una sensación de limpieza óptima.

Además, es un utensilio casi obligatorio para pacientes con ortodoncia. Ya que los brackets adheridos a la superficie de los dientes crean pequeños recovecos a los que un cepillo tradicional no puede acceder con facilidad, favoreciendo el acúmulo de placa bacteriana.

Si disponemos de un cepillo interproximal adecuado y sabemos cómo limpiar nuestros dientes con él, mantendremos nuestra boca siempre en perfecto estado, además de prevenir otros males como el mal aliento o las caries. Además de ser beneficioso para nuestra salud general, ya que evita el paso de bacterias de la boca al resto del organismo.
Si tienes algunas dudas sobre cómo manejarlo y mantener tus cepillos interproximales en perfecto estado, lo mejor será que consultes siempre con tu odontólogo. Él siempre sabrá asesorarte sobre todas las cuestiones relacionadas con la higiene y el mantenimiento de tus dientes.

Con estos cepillos, notarás la diferencia desde el primer uso, ya que no habrá hueco que se te resista para lucir una sonrisa de 10. ¿A qué estás esperando?

Si te ha parecido interesante, quizás te interese leer sobre:

5/5 (1 Valoraciones)

Dejar comentario