En Periodoncia

Desde nuestra clínica dental Valencia, queremos hablarte de cómo se pueden regenerar las encías de un paciente. Y es que, aunque la gente suele tener mucho cuidado de sus dientes, no es tan habitual que tengan el mismo cuidado de sus encías.

Todo sobre la regeneración de encías en un paciente

Cuando hablamos de problemas con las encías, solemos hacer referencia a dos aspectos que hay que resolver.

  • Por un lado, está el aspecto estético.
  • Por el otro, está el aspecto de la salud.

Además, el problema depende de qué zona de la encía es la que se está pensando en regenerar. Los dos problemas más habituales son la pérdida de encía interdental (papilas) o la recesión (la retracción de la encía que cubre la zona frontal del diente).

Tratamiento de las recesiones gingivales

Existen varios motivos, tanto de salud como de estética, que pueden indicar el tratamiento de las recesiones gingivalesEl más obvio para el paciente es la mejora estética. Además, hay pacientes que pueden tener sensibilidad al exponerse parte de la raíz del diente. Y la razón que no debe menospreciarse es la prevención del progreso de la enfermedad, ya que en la zona de la recesión se puede acumular suciedad, lo cual da lugar a inflamación y más retracción de la encía.

En cuanto al tratamiento:

  • La primera opción, cuando la recesión no es muy avanzada y no es una zona muy estética, es proteger la raíz expuesta con un empaste de composite. Esto no sube la encía, pero si soluciona algunas de sus consecuencias de forma sencilla.
  • En segundo lugar, está la opción de subir la encía para intentar recuperar su posición original. Existen multitud de técnicas quirúrgicas diferentes para lograr este objetivo.
  • En algunos casos la estructura de la encía permite lograr el objetivo simplemente subiendo la encía. Se trata de una operación sencilla y con buenos resultados, pero, como decíamos, no es aplicable en todos los casos (depende de la estructura de la encía).
  • En muchos casos será necesario realizar pequeños injertos de encía. Aunque puede parecer un poco más complicada que en el caso anterior, lo cierto es que es una intervención sencilla. Esencialmente, lo que se hace en esta intervención es retirar un pedacito de tejido del paladar y colocarlo en las zonas donde sea necesario mediante algunos puntos de sutura. Posteriormente, la encía del paladar se regenera con rapidez, y la zona tratada mejora sus características gracias a que el injerto tiene las características duras y resistentes del paladar. Evidentemente, tras la intervención, será importante guardar un periodo de descanso, con una dieta y unos cuidados especiales. De esta forma, la encía se regenera con bastante rapidez y el resultado es óptimo. También deberás dejar de fumar durante una temporada. Tras el periodo de recuperación, tendrás que mantener un buen cuidado de tu salud bucodental y, en algunos casos, es probable que te recomendemos algunas prácticas especiales. Con todo ello, lo normal es que no vuelvas a tener problemas de encías. Naturalmente, estas intervenciones suponen un cierto riesgo, pero lo cierto es que es un riesgo mínimo y los resultados son excelentes. Además, hay que recordar que no es simplemente un elemento estético, sino que también mejora tu salud.

Debes tener en cuenta que, en el caso de que no resuelvas el problema de las encías retraídas, es posible que las piezas dentales queden sueltas y, en el futuro, terminen por desprenderse.

Puede que también te interese el siguiente artículo: Enfermedades de los dientes más comunes

 

metodos para regenerar las encias de un paciente

Tratamiento de la pérdida de papilas interdentales

La otra zona de encía que puede haberse perdido son las papilas interdentales. Se habla de pérdida de las papilas interdentales cuando la encía entre los dientes se ha perdido total o parcialmente, dejando unos molestos triángulos negros entre los dientes.

La pérdida de las papilas tiene consecuencias estéticas, además de facilitar el acúmulo de comida entre los dientes que puede ser muy molesto.

Las papilas se pierden a consecuencia de la pérdida de hueso causada por el progreso de la enfermedad periodontal. Lamentablemente no hay técnicas quirúrgicas en la actualidad que permitan regenerar verticalmente el hueso interdental que soporta la encía, por lo que tampoco podemos hacer crecer las papilas.

Las soluciones van a ser por lo tanto paliativas:

  • En primer lugar debemos de pensar en que la pérdida de encía no avance. Para esto el paciente debe recibir el tratamiento y mantenimiento periodontal necesario.
  • Una opción que puede mejorar la estética de los agujeros negros (troneras) es la rehabilitación protésica estética. En algunos casos, sobre todo cuando los dientes tienen una forma muy triangular, las carillas o coronas que cambien los dientes a una forma más cuadrada pueden permitir disimular el problema.
  • Otra opción que se está aplicando desde hace poco es la infiltración de las papilas con ácido hialurónico. Esto permite hinchar las papilas, que recuperan parte del espacio perdido. No tiene efectos secundarios, pero el paciente debe saber que el efecto es limitado y temporal: al cabo de unos meses el ácido hialurónico se reabsorbe y la situación vuelve a ser como al inicio. Obviamente si el efecto le ha gustado, el paciente puede repetirse este procedimiento tantas veces como quiera.

Como has podido ver, regenerar las encías de un paciente es algo relativamente sencillo. Y, gracias a ello, se puede conseguir un mejor estado de salud y estética bucal.
Y, por supuesto, recuerda que, aunque las encías pueden regenerarse con las técnicas mencionadas, lo mejor es prevenir para no tener que llegar a ese punto.

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras seguir leyendo sobre:

 
Recent Posts

Dejar comentario