En Higiene bucal

Desde nuestra clínica dental en Valencia centro queremos hablarte de cuáles son las mejores claves para prevenir las enfermedades dentales. Y es que, en la medida de lo posible, siempre es mejor prevenir que curar.

¿Cómo se pueden prevenir las enfermedades dentales?

Para evitar enfermedades dentales, basta con seguir una serie de hábitos y pautas saludables. El primero y más importante es mantener una constante y correcta higiene bucodental. La base principal de esto es cepillarse los dientes con una técnica adecuada 2-3 veces al día.

Es fundamental que la limpieza sea profunda y adecuada. De nada vale un lavado superficial que simplemente consiga una sensación de limpieza. Hay que lavar cada pieza dental en todas sus caras, prestando especial atención a los espacios interdentales, donde se acumulan a menudo restos de alimentos.

Esto parece sencillo, pero en realidad existe escasa formación de la población sobre cómo cepillarse correctamente. Para que ese cepillado sea efectivo es muy aconsejable conocer la anatomía de nuestros dientes y encías, y así poder entender los movimientos más efectivos para la limpieza. En nuestra clínica dental en Valencia creemos que es nuestro deber educar a nuestros pacientes en cómo realizar este sencillo acto, y recordarlo tantas veces como sea necesario. Cuando conseguimos que un paciente entienda por qué y cómo debe cepillarse, el resultado de nuestros tratamientos  se ve muy beneficiado. Y eso es bueno para todos.

formas de prevenir las enfermedades dentales

En IDIM cuidamos de tu sonrisa.

Hay algunos complementos del cepillado que conviene saber. En primer lugar, es importante que la pasta que se usa sea de una calidad suficiente como para que su efecto resulte apreciable. Para la prevención de la caries se aconsejan siempre pastas con flúor, ya que el fluor tiene cierta capacidad de remineralizar lesiones incipientes de caries.

La higiene no es completa únicamente con el cepillado. La limpieza de los espacios interdentales es necesaria para evitar caries en esa zona y también para evitar y frenar las enfermedades periodontales. Es necesario utilizar hilos dental o cepillos interproximales, ya que es una manera mucho más efectiva de eliminar la acumulación de alimentos entre los dientes y de conseguir que la limpieza sea tan profunda como se necesita para evitar cualquier enfermedad dental. El utilizar hilo o cepillos interproximales dependerá de la anatomía y el estado de salud de cada paciente y de cada diente. El hilo se puede pasar cuando la encía todavía rellena el espacio interdental, y aconsejamos utilizar cepillos interproximales cuando ya hay un hueco vacío entre los dientes.

También pueden contribuir los enjuagues bucales. No son indispensables si el cepillado y la higiene interdental es exhaustiva, pero algunos enjuages, especialmente con clorhexidina, sirven para mantener a raya las enfermedades periodontales. No deben utilizarse de forma constante e indiscriminada, sino siguiendo los consejos y las pautas del odontólogo. Para el día a día pueden hacerse enjuagues con otros colutorios, que aunque no tienen un efecto beneficioso probado para la prevención y el tratamiento de las enfermedades bucales (caries y enfermedad periodontal) sí que dejan buen sabor de boca.

A la hora de comer y beber es aconsejable controlar la ingesta de comidas como golosinas y bebidas azucaradas en general, que dañan las piezas dentales y pueden provocar caries con bastante facilidad. Estos alimentos no son un problema si tras comerlos se realiza una correcta higiene bucodental.

Otro hábito que hay que evitar es el del tabaco. El tabaco afecta muy negativamente tanto a las piezas dentales como a la encía y a la salud bucodental en general. Por este y por otros muchos motivos, la mejor opción es dejar el tabaco bien lejos de tu vida diaria.

El otro factor clave junto a la higiene bucodental es la necesidad de revisiones y mantenimientos en una clínica dental de confianza. Es necesario acudir a revisión con el dentista al menos una vez al año, y cada 6 meses en el caso de que ya se hayan presentado problemas de salud bucodental anteriormente. Esta es la mejor manera de coger cualquier enfermedad en sus estados iniciales.

Curar cualquier enfermedad es mucho más fácil cuando se encuentra aún en el comienzo de la misma. Por eso, acudir al dentista y detectarlas en su comienzo es la mejor manera de que el tratamiento resulte efectivo y de que sea lo menos invasivo posible. Como parte de la rutina de mantenimiento el dentista y su equipo realizarán una higiene o profilaxis profesional utilizando ultrasonidos y posiblemente otros instrumentos. Es posible que si se detecta que no es suficiente una higiene anual, el dentista juzgue necesario que algunos pacientes se hagan higienes en la clínica dental cada 6 o incluso cada 3 ó 4 meses para mantener a raya las enfermedades bucodentales.

Como puedes ver, mantener la salud bucodental y evitar problemas que podrían es sencillo si se conocen las medidas preventivas. Estas medidas son además muy sencillas y se resumen en: realizar una correcta higiene bucodental en casa basada en un constante y correcto cepillado y acudir a revisiones y mantenimientos en la clínica dental para detectar y tratar los problemas cuando todavía están en un estado inicial. Esperamos que estos consejos te ayuden a tener una mejor y más duradera salud bucodental. Para cualquier duda estaremos encantados de atenderte en nuestra clínica dental en Valencia.

Si te ha parecido interesante, quizás te interese leer sobre:

 

Dejar comentario