Implantes dentales con injerto de hueso y membrana | Clínica dental IDIM
 En Implantes dentales

Desde nuestra clínica de dentistas en Valencia queremos contarte en qué consiste el injerto de hueso para implante dental. Se trata de un método muy efectivo para casos concretos en los que el paciente necesita implantes dentales pero no tiene suficiente hueso. Aquí te contamos en qué consiste.

¿Qué son los implantes dentales con injerto de hueso y membrana?

El injerto de hueso particulado y las membranas son biomateriales (es decir, materiales compatibles) que correctamente utilizados favorecen la regeneración ósea natural del paciente.

El injerto de hueso no es el tratamiento más habitual, ni es necesario siempre que se hace un implante dental. Sin embargo, en algunos casos es imprescindible, por culpa de la cantidad de hueso que el paciente ha perdido por uno u otro motivo.

La utilización de injertos de hueso y membranas está indicada para preservar la cresta ósea alveolar tras extraer un diente, así como para regenerar el hueso y mitigar los defectos óseos que pudieran existir. Es decir, permite recuperar la suficiente cantidad de hueso para poder colocar implantes dentales.

que son los implantes dentales con injerto de hueso y membrana

¿Qué pacientes deben someterse a este tratamiento?

Este tratamiento está indicado en circunstancias muy concretas, que hacen que no sea apto para todos los pacientes. En cualquier caso, siempre será el especialista el más indicado para decirte si en tu caso es necesario este tipo de tratamiento o no. Estos son los casos más habituales:

  • Casos en los que queramos que la dimensión ósea de la cresta alveolar no disminuya tras haber extraído el diente (preservación alveolar).
  • Aquellos en los que necesitamos regenerar defectos del hueso que existen en la zona en la que vamos a colocar el implante. Esto es necesario para que ese paciente sea capaz de admitir el implante que se le va a colocar. Es fundamental que el implante quede rodeado por al menos 1 mm de hueso en todas direcciones para evitar problemas de infecciones y pérdidas de hueso peri-implantarias. Cuando el defecto de hueso sea muy importante, tendremos que regenerar previamente, esperar y colocar los implantes tras 6-9 meses. Cuando el defecto óseo es moderado o pequeño, es posible colocar los implantes y regenerar simultáneamente.
  • En la elevación de seno maxilar en la que pretendemos conseguir la altura ósea adecuada en zonas posteriores maxilares a costa de rellenar parte de la cavidad del seno maxilar.

Este tipo de tratamiento suele generar temor en el paciente. Sin embargo, se trata de algo más sencillo de lo que los pacientes suelen creer, y no es especialmente doloroso.

Sí que es verdad que la inflamación que se produce en la zona es mayor que en un tratamiento con implantes dentales que no precisa regeneración ósea, pero es perfectamente controlable con medicación antiinflamatoria. Con todos los avances médicos con los que contamos en nuestra clínica, este es un tratamiento rutinario.

Tipos de injertos que se pueden realizar

A la hora de injertar hueso en el paciente, pueden elegirse no sólo diferentes técnicas sino también materiales de orígenes y características diferentes, dependiendo del caso. Estas son las principales:

  • Injertos de hueso y membranas de origen animal: son actualmente y todavía los biomateriales más utilizados y los que tienen mayor respaldo científico. Llevan utilizándose durante décadas con buenos resultados.
  • Injerto de hueso y membranas sintéticos: sintetizados en el laboratorio, estos materiales ya se utilizan ampliamente y crecerán en el futuro, ya que con modificaciones en su fabricación pueden cambiarse las características y cualidades.
  • Injerto de hueso natural propio del paciente: se extrae hueso de otra zona del cuerpo, normalmente la boca y a poder ser la zona vecina al defecto óseo. El hueso propio del paciente tiene células y factores de crecimiento, por lo que suele combinarse con con biomateriales sintéticos o de origen animal, ya que trabajando juntos conseguimos las mejores propiedades.

Con todo esto, seguro que ya has entendido mejor en qué consiste esta técnica y en qué casos se suele utilizar, para comprobar así si puede ser para ti. No olvides que siempre hay que visitar a un especialista para obtener un diagnóstico adecuado. Las técnicas de regeneración ósea son más delicadas que los implantes dentales convencionales, pero en clínicas dentales especializadas y con experiencia en cirugía implantológica avanzada dan buenos resultados y permiten la rehabilitación con implantes en situaciones de falta de hueso.

Si te ha parecido interesante, quizás te interese leer sobre:

5/5 (1 Review)
Showing 2 comments
  • noelia nogueira
    Responder

    Hola Noelia,

    Fumar aumenta los riesgos de que haya problemas con la regeneración ósea, pero no significa que no pueda funcionar. Si tu dentista ha considerado que el tratamiento era adecuado para tu caso y que valía la pena asumir el riesgo de infección (que siempre existe, se fume o no), seguro que así era. Una vez realizado el tratamiento, lo que debes hacer es seguir sus instrucciones al pie de la letra: buena higiene, medicación postoperatoria y acudir a las revisiones.

    ¡Mucha suerte!

    • admin-neurona
      Responder

      Yo hice hace una semana dos implantes de hueso y menbrana de origen animal y ya me pusieran tb los tornillos…soy fumadora que me aconseja y que debo o no debo hacer durante el tratamiento?. Gracias

Dejar comentario