Apicectomía, la manera más eficaz de salvar tus dientes
 En Cirugía bucal

En algunas ocasiones, algunos tratamientos odontológicos no representan la solución deseada para el paciente  en todos los casos, porque no se logra alcanzar los resultados que fueron planteados inicialmente. Uno de los casos más conocidos es la endodoncia que, en ciertos escenarios, no ofrece una respuesta efectiva. Esto sucede porque las raíces de los dientes tienen unos conductos principales y otros secundarios, y cuando se hace un tratamiento endodoncico convencional a través de la corona del diente, no siempre se consigue rellenar todos los conductos principales y accesorios. En muchos casos es posible resolver el fracaso endodóntico y salvar el diente haciendo una intervención llamada cirugía periapical o apicectomía.

La cirugía periapical es un tratamiento odontológico que puede recuperar un diente que tiene las características de estar dañado por completo, dándole unos años más de vida útil. Por lo tanto, es una técnica que representa una nueva esperanza en situaciones que se creen perdidas, con el fin de evitar las extracciones dentales. Es una cirugía “conservadora”, lo que intenta es eliminar la lesión periapical manteniendo en boca y conservando el diente que la origina.

Tiene tres fases:

  1. el corte de la parte más apical del diente (próxima a la punta) que es la “apicectomía”,
  2. la “conformación de la cavidad retrógrada” que es una cavidad para rellenar de un material que separe la cámara del diente con el hueso periapical, se usan las puntas de ultrasonidos para ello y con este procedimiento se mejoró mucho el pronóstico, y
  3. el relleno de la cavidad creada con un material sellante, normalmente se una un cemento biocompatible, es el “relleno de la cavidad retrógrada”.

El objetivo principal de esta intervención es eliminar una infección en el hueso originada por un diente necrótico y sellar el diente para que no pasen materiales desde el interior del diente a los alrededores del ápice. Por lo general, eso ocurre en dientes que tuvieron una endodoncia anteriormente, pero no tuvo un resultado positivo el procedimiento y la zona ha generado molestias otra vez o ha empezado a supurar de nuevo.

Por supuesto, hay que aclarar que el hecho de que aparezca una nueva infección no significa siempre que la endodoncia estuviera mal realizada. La anatomía de los dientes es compleja, y hay conductos accesorios que no se pueden limpiar u obturar con una endodoncia.

De igual manera, la apicectomía podría indicarse cuando la infección en el hueso es de gran tamaño. La cirugía va a permitir biopsiar la lesión y descartar rápidamente cualquier problema más grave de salud.

cirugia periapical o apicectomia

¿Cuándo aplicar este tratamiento?

Para poder aplicar esta cirugía es importante que el cirujano especialista en este tratamiento realice una evaluación pormenorizada, para tener un diagnóstico certero. Luego de llevar a cabo varios estudios, tendrá las bases para identificar si está en uno de estos procesos periapicales:

  • Recibió un tratamiento de conducto (endodoncia), una reendooncia y no tuvo buenos resultados.
  • Si los dientes presentan una curvatura que no sea accesible la punta de la raíz con una endodoncia.
  • Si los dientes con infección tienen prótesis o pernos que no permiten el acceso para realizar.  
  • Si se produjo la fractura de un instrumento de endodoncia y un fragmento quedó alojado en los conductos radiculares.
  • Lesiones periapicales mayores a 1 cm de diámetro.

En cuanto al proceso quirúrgico, se trata de una operación que inicia con la apertura de la encía a nivel del diente afectado. Después de este paso, los especialistas proceden a retirar el ápice de la raíz y colocan un obturador que funciona como sellador para el MTA (metal quirúrgico agregado), donde retiraron el ápice y hacen la sutura de la incisión.

De inmediato, el cuerpo comienza a trabajar para que ocurra una pronta recuperación y el hueso que se encuentra alrededor del ápice de la raíz se curará por completo y la infección desaparecerá.

Post-cirugía periapical

El éxito de cualquier cirugía no solo depende de las destrezas del profesional que atendió el caso, sino también de la responsabilidad del paciente con el proceso de recuperación. Y, por supuesto, la apicectomía no es una excepción a esta regla.

Las personas que son sometidas a la cirugía periapical deben seguir las recomendaciones del odontólogo especialista y llevar con seriedad las pautas de medicación que le ordene. Al llegar a casa, es importante que coloque frío en el rostro o la mandíbula del área tratada de forma periódica por las siguientes 12 horas, en fracciones de 15 minutos. Una vez que se acueste a dormir, procure tener la cabeza elevada con varias almohadas.

Por otro lado, tiene que evitar cualquier tipo de actividad física, en especial si requiere de esfuerzos; trate de consumir alimentos blandos y de no masticar por el lado que tiene la herida; no alce la piel para ver la intervención; y no consuma alcohol, no fume en las primeras semanas.

Si te ha parecido interesante, quizás te interese leer sobre:

5/5 (1 Review)

Dejar comentario