En Blog

Desde IDIM clínica dental Valencia, queremos hablarte de cómo solucionar la sensibilidad dental, que es uno de los problemas más frecuentes en toda la población. Así que, sin más, echa un vistazo a nuestros consejos y trucos para reducirla.

¿Qué es la sensibilidad dental?

La sensibilidad dental es una dolencia que se caracteriza por un dolor agudo y localizado en algún diente (aunque, por suerte, es un dolor, por lo general, breve).

Este dolor tiene como causa el contacto del diente o la zona de la boca sensible con un estímulo externo, que puede ser algo que esté frío, ácido, caliente…o incluso por el simple roce del cepillo dental.

¿Qué causas provocan la sensibilidad dental?

Las causas más frecuentes de la aparición de la sensibilidad dental son las caries, los dientes rotos o astillados y los empastes desgastados. También puede ser causada por el esmalte dental desgastado o las encías retraídas.

En cualquiera de estos casos, la dentina queda expuesta y puede darse un exceso de sensibilidad dental.

Hipersensibilidad dental: ¿cuál es el origen?

Generalmente, la causa más frecuente de la hipersensibilidad dental es la pérdida de las protecciones que, de forma natural, tiene la dentina. Estas protecciones son la encía, el cemento radicular y el esmalte.

Si estas capas se pierden (por ejemplo, debido a una caries o la pérdida de encía), la dentina queda expuesta y es ahí donde puede aparecer la hipersensibilidad dental ante cualquier tipo de estímulo externo.

Esto es debido a que la dentina cuenta con unos “tubos” microscópicos que conectan la parte externa de los dientes con las terminaciones nerviosas. Es decir, al dejar expuesta la dentina, cualquier elemento externo puede “tocar” los nervios del diente de forma indirecta.

También puede haber hipersensibilidad en relación con el bruxismo, o apretamiento, que está relacionado con el estrés. Esto se debe a una inflamación de la pulpa y de los tejidos periodontales, unido a que con frecuencia el bruxismo causa abfracciones o desprendimientos de parte del esmalte del cuello del diente, que expone la dentina.

¿Tiene solución la hipersensibilidad dental?

tiene solucion la hipersensibilidad dental

Como existen múltiples causas para la sensibilidad dental, las soluciones son muy diversas y van a depender del origen del problema

Detectar el problema.

Lo más importante es acudir al dentista y permitir que los profesionales realicen todas las pruebas necesarias para identificar el problema. Esto puede requerir radiografías, pruebas de vitalidad con frío, fotografías, etc.

Problema claro, tratamiento predecible

Resolver el problema de la sensibilidad va a ser más fácil cuando el problema es muy fácil de identificar. Por ejemplo, si un diente con sensibilidad tiene una caries, tratar la caries resolverá el problema. O, si un diente tiene una recesión en la encía que deja expuesta la raíz, hacer un injerto de encía que tape la raíz y devuelva la encía a una posición natural puede resolver el problema.

Sensibilidad generalizada

En cambio, cuando el paciente tiene hipersensibilidad generalizada, no limitada a un solo diente, el problema suele ser más difícil de resolver.

En estas circunstancias suelen intentarse abordajes complementarios. Puede que en los dientes con mayor exposición de dentina el profesional decida tapar los cuellos de dentina expuesta con composite o hacer algún injerto de encía. Además de esto, pueden aplicarse productos en la clínica, como barnices de fluor o basados en calcio y fosfato (los elementos del diente) que sirven para sellar los túbulos de la dentina. Y a esto suele unirse la recomendación de dentífricos desensibilizantes.

Se trata de emplear todas las herramientas posibles para mejorar la calidad de vida de pacientes que tienen molestias a diario tanto al ingerir alimentos o líquidos fríos como al realizarse el cepillado dental.

Como puedes ver, la sensibilidad dental es un problema complejo que requiere de un diagnóstico exhaustivo por parte del dentista y que puede requerir uno o varios tratamientos de diferente índole. Pero tranquilo, si te pones en las manos de los profesionales adecuados, podrás volver a beber y comer cosas frías y calientes sin mayores dificultades. Y es que, cuando se tiene sensibilidad dental, uno se pierde muchas cosas buenas de la vida.

Si te ha parecido interesante, quizás te interese leer sobre:

 

Dejar comentario