En Odontología conservadora

¿Te has dado recientemente un golpe fuerte en tus dientes? Aparte del dolor instantáneo, a largo plazo podrías notar otras consecuencias como, por ejemplo, el oscurecimiento del diente. Desde IDIM clínica dental Valencia, te explicamos en qué consiste tener un diente necrosado.

Causas de la necrosis pulpar

La necrosis pulpar puede producirse, entre otras muchas causas, por un traumatismo o una inflamación pulpar que persiste en el tiempo. Durante este proceso, la pulpa del diente, es decir, su parte más interna, muere parcial o totalmente, dando lugar a lo que se conoce como necrosis pulpar.

En el caso de los traumatismos, puede ocurrir que se rompan los vasos sanguíneos que riegan la pulpa del diente. Por ello, sin irrigación posible, los tejidos comienzan a morir. En ocasiones, no sólo se ve afectada la pulpa, si no que la infección se extiende también a los tejidos periapicales.

Bien sea porque te has dado un golpe, o porque has notado un cambio de color en un diente, nuestra recomendación es siempre que acudas a tu dentista de confianza para que te haga las pruebas necesarias y determine qué está ocurriendo en tu boca.

En estos casos, realizará pruebas de vitalidad para determinar si la pulpa del diente afectado está viva o no. La ausencia total de respuesta a los estímulos que el dentista realice al diente (pueden ser frío, calor, estímulos eléctricos) dictaminará la presencia de necrosis en el diente en cuestión.

Este tipo de pruebas se acompañarán de radiografías para ver si está afectado también el periodonto, ya que una necrosis pulpar puede derivar en problemas mayores si no se atiende a tiempo.

No nos cansamos de reiterarte la importancia de acudir a tu odontólogo en cuanto observes la más mínima alteración o cambio en tu boca. Acudir a tiempo puede, en la mayoría de los casos, evitarte futuras molestias y hacer que los tratamientos sean lo más conservadores posible.

En este caso, el tratamiento indicado para tratar la necrosis dental y mantener el diente en boca es la endodoncia. ¿Todavía no sabes cómo se realiza? No te preocupes, trataremos de explicártelo todo de la manera más sencilla posible.

Endodoncia como tratamiento para un diente necrosado

endodoncia como tratamiento para un diente necrosado

La endodoncia es un tratamiento que está hoy a la orden del día. Es relativamente sencillo, eficaz y sus efectos son prácticamente inmediatos. Vamos a ver en qué consiste:

Para tratar el diente afectado mediante una endodoncia, primero habrá que aislar la pieza de cara a trabajar con la mayor seguridad posible y evitar el contacto con el resto de la cavidad oral.

Seguidamente, el dentista accederá al interior del diente para limpiarlo y posteriormente rellenarlo con un cemento y material biocompatible, para que quede perfectamente sellado. Posteriormente, el diente se reconstruirá para devolverle su aspecto original y brindarle de nuevo la máxima funcionalidad.

En ocasiones, a pesar de haber eliminado el tejido necrótico, el color oscuro de la pieza se mantiene. En estos casos, existe la posibilidad de realizar un blanqueamiento interno del diente para intentar recuperar su color original y el aspecto que tenía antes del proceso infeccioso.

De no ser suficiente, el dentista podría valorar la necesidad de realizar otros procedimientos más estéticos, como la colocación de carillas o coronas de recubrimiento total. Cada caso debe ser valorado individualmente, por lo que te recomendamos que acudas a tu dentista ante la más mínima duda.

Tendremos que ser también especialmente cautelosos con los niños, quienes suelen sufrir traumatismos en los dientes con mayor facilidad. Con ellos no hay duda, ante un golpe lo mejor será acudir cuanto antes al odontopediatra.

Esperamos haber resuelto todas tus dudas sobre la necrosis dental, pero si todavía te queda alguna, consúltanos sin compromiso. ¡Estaremos encantados de atenderte!

Si te ha parecido interesante, quizás te interese leer sobre:

 

0/5 (0 Valoraciones)

Dejar comentario