En Ortodoncia

Desde nuestra clínica de odontología en Valencia queremos hablarte de los diferentes tipos de maloclusión que existen, así como sus síntomas más habituales y los tratamientos más frecuentes. ¿Quieres saberlo todo al respecto? ¡Pues sigue leyendo!

¿Qué es la maloclusión?

Con maloclusión dental nos referimos a una incorrecta posición de los dientes y en consecuencia una forma de morder que no es la ideal. Esto puede ser debido a una diferencia de tamaño entre el maxilar y la mandíbula o a una desproporción entre el espacio disponible y el tamaño de los dientes. Todo conduce a que las piezas dentales superiores no encajen la mordida de forma adecuada con las inferiores.

Las maloclusiones, salvo cuando son graves, no tienen por qué significar problemas serios de salud ya que el paciente suele adaptarse. Sin embargo, en algunos casos pueden derivar en problemas de alimentación, de higiene, de dolor muscular facial o incluso, de respiración. Es por ello que su tratamiento es muy importante.

Las maloclusiones se diagnostican a edad temprana, durante el desarrollo del pequeño; y cuanto antes se empiecen a tratar, mejores son los resultados y el pronóstico en el futuro.

Para determinar si existe algún tipo de maloclusión, las pruebas que suelen realizarse son la exploración de la cavidad oral y un examen radiográfico.

Tipos de maloclusión

A continuación, te mencionamos los tres tipos de maloclusiones existentes:

Clase 1: maloclusión transversal

En este tipo de maloclusión, la arcada dental superior es considerablemente más estrecha que la inferior; provocando lo que se conoce como mordida cruzada (los dientes de la parte inferior sobresalen solapando los superiores). Esto puede ocurrir en un lado o en ambos.

Clase 2: maloclusión vertical

La maloclusión vertical puede ser de dos tipos. La sobremordida es un solapamiento excesivo de los incisivos superiores contra los inferiores, llegando incluso a taparlos por completo cuando el paciente cierra la boca. La mordida abierta, sin embargo, se caracteriza por la falta de contacto entre los incisivos superiores y los inferiores, llegando incluso a dejar un espacio en la zona delantera cuando el paciente cierra la boca.

Clase 3: maloclusión sagital

También existen dos tipos de maloclusión sagital. El prognatismo, que se caracteriza por tener la mandíbula más adelantada que el maxilar (normalmente por un crecimiento excesivo de la mandíbula), de tal forma que la mordida de los incisivos queda invertida. Como consecuencia de este tipo de maloclusión, aparece un mentón más prominente. El retrognatismo es lo contrario; cuando el maxilar está mucho más adelantado que en condiciones normales. Como consecuencia de este tipo de maloclusión, los pacientes presentarán un mentón o barbilla muy pequeño o casi inexistente.

Síntomas de la maloclusión dental

Los síntomas más habituales de los distintos tipos de maloclusión dental son los siguientes:

  • Dientes desviados.
  • Dientes apiñados.
  • Dientes que sobresalen.
  • Problemas en el habla.
  • Problemas en la alimentación.
  • Problemas en la higienización y consecuentes caries
  • Molestias al masticar.
  • Dolor en los músculos faciales o en la mandíbula.
  • Respiración por la boca sin posibilidad de cerrar los labios.
  • Mordida de las mejillas con frecuencia.

Estos síntomas de la maloclusión dental no tienen por qué darse todos al mismo tiempo. En ocasiones sólo aparecen algunos de ellos. Sin embargo, si existe alguno de ellos, es importante acudir a un especialista para que determine si existe algún tipo de maloclusión.

Tratamientos de la maloclusión

tratamientos de la maloclusion

El tratamiento de la maloclusión dental consiste en el uso de aparatos dentales, los cuales pueden ser fijos o removibles dependiendo varios factores como el tipo de maloclusión, la edad del paciente o el juicio clínico del especialista.

Como ves, existen diferentes tipos de maloclusión, con síntomas que son variables y con tratamientos que no siempre son idénticos. Es importante tratar este tipo de maloclusiones desde una edad temprana, para paliar los efectos a largo plazo. Si tienes alguna duda al respecto, no dudes en ponerte en contacto con el nuestro equipo de experto. En IDIM te podremos asesorar.

Si te ha parecido interesante, quizás te interese leer sobre:

 

0/5 (0 Valoraciones)

Dejar comentario