En Higiene bucal

Desde nuestra clínica dental en Valencia centro vamos a hablarte hoy sobre la relación que existe entre la mala salud bucal y enfermedades degenerativas como el Alzheimer. Esto es algo que quizá nunca te hayas planteado; así que, si quieres saber más sobre este tema, sigue leyendo.

La importancia del cuidado de la boca 

Mucho se ha hablado sobre cómo la mala salud bucal puede ser la causa o consecuencia de otras muchas enfermedades. No en vano, un estudio reciente ha ido más allá y ha conseguido establecer una relación entre la mala salud bucal y la enfermedad de Alzheimer.

Aunque en principio sean dos temas que no parece que tengan mucho que ver, lo cierto es que nuestro organismo funciona con una sincronía que hace que prácticamente todos los elementos estén relacionados.

Pero, antes de nada, vamos a conocer mejor en qué consiste la enfermedad de Alzheimer, una de las enfermedades que más afecta a personas de edad avanzada en nuestro país.

la importancia del cuidado de la boca

El Alzheimer es una enfermedad degenerativa en la que el paciente sufre un deterioro grave de sus funciones cognitivas que suele manifestarse en diferentes grados en función de la evolución de la enfermedad. La demencia resultante vuelve a los enfermos totalmente dependientes, disminuyendo la salud y calidad de vida de enfermos y familiares.

Ahora bien, la relación entre esto y la mala salud bucal responde a otras cuestiones que vamos a ver. 

Según el estudio al que nos referimos en este artículo, una mala salud bucal aumentaría el riesgo de perder la memoria o de desarrollar Alzheimer.

Dicha investigación ha sido llevada a cabo en Japón y publicada por la revista Science Advances. Este estudio ha supuesto una enorme revolución en cuanto a las investigaciones relacionadas con esta enfermedad que, hasta la fecha, no tiene causa conocida.

Así, el estudio sobre este tema demostró que las personas mayores de 65 años que tenían una mala salud bucal eran más propensas a sufrir pérdida de memoria o Alzheimer que aquellas que mantenían su dentadura en mejor estado. Esto es debido a la presencia de una bacteria llamada p.gingivalis, la más importante en la enfermedad periodontal. Estas bacterias liberan unas toxinas (llamadas gingipaínas) que estarían presentes también en los procesos inflamatorios cerebrales asociados con la enfermedad de alzheimer.

Es decir, que las bacterias responsables de las infecciones de las encías liberan sustancias que aumentan la inflamación cerebral. La consecuencia inmediata de esta inflamación es la muerte de las neuronas, por lo que se acelera la pérdida de la memoria. 

Estas conexiones podrían provocar una especie de círculo vicioso pues, a la vez que avanza el deterioro cognitivo, se limitarían los hábitos de higiene y esto haría que la salud oral empeorase, provocando la respuesta inflamatoria que favorecería la aparición de la enfermedad. Es increíble el impacto que tiene una mala salud bucal en algo tan importante como nuestro cerebro y la memoria.

Por otra parte, con los años, es cada vez más frecuente tener infecciones en las encías. Estas a veces no producen síntomas, sino que empeoran sin que la persona sea consciente ni sienta dolor. Esto hace que se diagnostiquen demasiado tarde para que el problema pueda ser solucionado.

¿Cómo podemos evitarlo? La respuesta es clara y rotunda: manteniendo una buena higiene bucodental.

Y, por supuesto, visitando al menos dos veces al año al dentista para que este haga un estudio de nuestra salud bucal.

Si te ha parecido interesante, quizás te interese leer sobre:

 

5/5 (1 Valoraciones)

Dejar comentario