En Cirugía bucal

Desde nuestra clínica de dentistas en Valencia, queremos hablarte de en qué consiste la extracción de la muela del juicio con cirugía, puesto que esta es una de las intervenciones que más demandan nuestros pacientes.

¿Por qué deben extraerse las muelas del juicio?

hombre sonriendo tras intervencion de muela del juicio

La extracción de muelas del juicio es una actuación necesaria en muchos casos diferentes. La indicación más frecuente es la falta de espacio para que salgan correctamente. De hecho, son pocas las personas a las que les salen las 4 muelas del juicio de forma correcta. Al salir inclinadas se quedan encasquilladas, lo cual puede poner en peligro la muela de delante, que tiene mas riesgo de caries o de pérdida de hueso, y también es frecuente que la muela del juicio desarrolle quistes.

En otras ocasiones las muela del juicio sí que salen, pero no están alineadas con el resto de la dentadura y como no llegan a contactar y son inútiles para masticar, a menudo la mejor opción es quitarlas. Son muelas que están muy atrás, difíciles de limpiar, que suelen acumular suciedad y desarrollar problemas de caries y patología periodontal. Estos problemas pueden pasar de estas muelas al resto de dientes, por lo que su extracción muchas veces está indicada incluso cuando han salido.

 

¿En qué consiste la extracción de la muela del juicio con cirugía?

En algunos casos, cuando han salido del todo o casi del todo, es posible sacar las muelas del juicio sin ningún tipo de intervención quirúrgica, con el instrumental que se utiliza para quitar cualquier otro diente o muela. Cuando el dentista tiene acceso a la muela del juicio, simplemente tiene que ir moviéndola hasta que esté lo suficientemente floja como para poder arrancarla. Sin embargo, en otros casos, en cambio, es necesaria la cirugía para esa extracción.

Cuando eso ocurre, se trata de una intervención en la que también se utiliza anestesia local. Se realiza en la propia clínica dental. En este tipo de intervención lo que hace el cirujano es apartar la encía que cubre a la muela y quitar el hueso que la está cubriendo.

De esta manera, se elimina cualquier obstáculo que impide la correcta extracción de esa muela. El cirujano bucal suele cortar la propia muela del juicio en pedazos más pequeños para que la extracción sea más sencilla. De esta manera puede ser más conservador y necesita quitar menos hueso, ya que el agujero que necesita para sacar la muela a trocitos es más pequeño que para sacar la muela entera. Una vez eliminados los obstáculos, no hay más que sacarla sin dificultad.

Lo normal tras todo esto es que se necesiten 4-5 puntos de sutura en ese mismo momento para cerrar la herida. El propio cirujano lo hará y le explicará si necesita quitar esos puntos más adelante o se eliminan solos. Tras eso, se coloca una gasa de algodón para ayudar a frenar el sangrado de la zona.

Una vez pasado todo esto, la recuperación suele ser sencilla. En la mayoría de los casos solo se necesitan unos días para recuperar la normalidad y empezar a notar los efectos positivos que una intervención así tiene sobre la salud bucodental del paciente.

Es importante saber que es normal sentir ciertas molestias durante los primeros días, aunque no el postoperatorio no es doloroso. En cambio, sí es frecuente que haya bastante hinchazón, por lo que no es conveniente someterse a esta intervención si se tiene previsto algún compromiso social o laboral en público.

Durante los primeros días será aconsejable seguir una serie de recomendaciones básicas que ayudan a que esa recuperación sea la mejor posible. Lo normal es no sangrar tras las primeras horas. Es normal que la saliva tenga un color rojizo durante el primer día, pero si hay un sangrado real lo primero es cambiar la gasa y apretarla que se ha colocado cada vez que esté empapada de sangre. Transcurridos unos minutos la compresión favorecerá la coagulación y el sangrado se detendrá.

El paciente debe evitar enjuagarse durante las primeras 24 horas, ya que esta acción puede romper el coágulo y reactivar el sangrado. Es conveniente también evitar la actividad física, ya que favorecería el sangrado, incluso aunque este ya haya acabado. Otra buena precaución es acostarse la primera noche o si se hace la siesta sobre 2 almohadones para que la posición no sea totalmente horizontal, ya que así se consigue acabar antes con ese sangrado.

Además de eso, se recomienda no fumar en las primeras 24 horas, porque favorecerá el riesgo de infección, y no prescindir del capillado de los dientes en los primeros días tras la intervención, pero usar un cepillo suave y con delicadeza en la zona intervenida.

Como puedes ver, la extracción de la muela del juicio con cirugía es un proceso algo complicado, por lo que conviene ponerse en buenas manos. Con nosotros, puedes estar seguro de que lo estarás puesto que contamos con más de 25 años de experiencia en cirugía oral en Valencia.

Si te ha parecido interesante, quizás te interese leer sobre:

 

 
Recent Posts

Dejar comentario

7 − dos =