En Blog

El miedo al dentista es uno de los temores más comunes entre las personas de nuestra sociedad. La odontofobia ha sido reconocida incluso por la Organización Mundial de la Salud (OMS), y por diversas instituciones de odontología, como un trastorno con implicaciones negativas muy importantes para la salud física y la calidad de vida de quien lo sufre. Por eso, si tenemos miedo al dentista, es muy importante ir a una clínica en la que sepan tratar adecuadamente a un paciente con odontofobia.

Desde nuestra clínica dental en el centro de Valencia, intentamos que nuestros pacientes se encuentren tranquilos y relajados. En este artículo ofrecemos las mejores claves para tranquilizar a las personas que acuden a IDIM.

Tipos de miedo al dentista

Sabemos lo que es sentir miedo al dentista, pero, ¿todas las personas sienten el mismo terror? Por supuesto que no. Existen diferentes grados de aprensión o temor que es importante diferenciar:

  • La ansiedad es una sensación de agobio y preocupación, generada por el desconocimiento que siente el paciente a una situación que no puede controlar.
  • Nos referimos a miedo cuando reaccionamos ante un peligro, a menudo vinculado con pasadas experiencias negativas.
  • La fobia dental supone un temor más intenso que, habitualmente, conllevará que el paciente evite o posponga la visita al dentista. En ocasiones este es el motivo por el que ni siquiera consiguen venir durante años.

Claves para superar el miedo al dentista

Cuando una persona tiene pánico a ir al dentista, no puede dejar de acudir a las consultas. Si falla a las citas puede que la afección que sufra empeore, y por tanto, los dolores aumenten y su salud bucal empeore. Volver al dentista puede resultar más doloroso, y como consecuencia el temor será más grande. Por eso, si eres de las personas que tiene miedo al dentista, te recomendamos estas claves antes de ir a una sesión en la clínica dental y conseguir reducir tu miedo hasta normalizar la situación:

  • Reflexionar sobre la razón del miedo: buscar las causas del propio miedo al dentista y analizarlas con tranquilidad.
  • Conseguir información sobre lo que nos harán en la cita: resolver las dudas permiten saber a qué nos enfrentamos.
  • Buscar una clínica de confianza: es importante confiar en el profesional que te vaya a tratar, por eso puedes preguntar a un conocido para que te de referencias. Si no quieres preguntar, te recomendamos valorar las experiencias que otros pacientes han relatado en Google maps, redes sociales o en la página web. En clínicas IDIM contamos con profesionales acostumbrados a tratar con esta fobia, por lo que siempre buscamos la tranquilidad de nuestros pacientes en la consulta.
  • Pedir hora de la cita temprano: evitarás estar pensando en el dentista todo el día y como tal, tendrás menos oportunidades de echarte atrás.
  • Prepararse mentalmente: salir, dar un paseo, hablar con amigos cuando hayas tomado la decisión.
  • Pedir a un amigo o familiar que te acompañe.
  • La primera visita será una revisión de la que saldrá un plan de tratamiento, por lo que no habrá ni pinchazos, ni actos dolorosos, así que relájate. Aprovecha esta ocasión para contarle tu miedo al doctor.
  • Puedes pedir al profesional que te deje escuchar tu propia música, para abstraerte.
  • Hablar con el dentista: él sabe cómo tranquilizar a los pacientes. Por ejemplo, se puede pactar una señal cuando se necesite una pausa durante el tratamiento, o pedirle que te explique cada paso de lo que hace.
  • Salir de la consulta con todas las dudas resueltas.

Sedación consciente

Los avances técnicos suponen un gran alivio para aquellos pacientes que hayan probado las claves anteriores y aun así no consigan relajarse. Para tratar a los pacientes con ansiedad se puede utilizar la sedación consciente intravenosa. La sedación se consigue administrando fármacos sedantes por parte de un médico anestesista. Este proceso permite que el odontólogo pueda realizar su tarea en una situación de total tranquilidad. Esta técnica permite realizar muchos tratamientos dentales en la misma sesión, ya que el paciente está relajado y muy cómodo. Gracias a eso, el paciente puede poner a punto su salud bucodental de forma cómoda y sin sufrimiento.

Este tipo de sedación es totalmente segura y eficaz en manos de un médico anestesista. Es una técnica que realizamos rutinariamente en nuestra clínica dental. Sin duda es una buena opción a tener en cuenta contra el pánico al dentista. Pregúntanos en nuestra clínica IDIM en Valencia y te asesoraremos para superar tu miedo al dentista.

Si te ha parecido interesante, quizás te interese leer sobre:

5/5 (1 Valoraciones)

Dejar comentario