En Cirugía bucal

Desde nuestra clínica dental en Valencia centro vamos a contarte todo lo que necesitas saber sobre el dolor postoperatorio de una apicectomía (mejor llamada cirugía periapical o cirugía endodóntica). Si estás a punto de someterte a este tratamiento, no te preocupes porque vamos a despejar todas tus dudas. ¡Sigue leyendo!

Molestias después de una apicectomía

molestias despues de una apicectomia

La cirugía periapical es una sencilla operación que se hace como consecuencia de un tratamiento de endodoncia anterior que no ha funcionado y nos permite salvar dientes que de otra forma habría que extraer.

Hay que tener en cuenta que durante la cirugía periapical se hace una apertura en la encía por una zona próxima a la pieza dental afectada. De este modo el hueso afectado se queda expuesto y el dentista puede eliminar el tejido infectado.

Durante la intervención se utiliza anestesia, de forma que el paciente no siente dolor durante el tratamiento. Pero sí que es normal que tras la operación haya algunas molestias que pueden causar incomodidad al paciente durante su recuperación. Los pacientes que se someten a esta intervención suelen referir un dolor de 2-3 sobre 10 en una escala de 0 a 10 durante los primeros días: esto quiere decir que es un dolor ligero, que no causa sufrimiento al paciente y que puede controlarse fácilmente con medicación.

En la última fase de la operación lo que hace es poner un sellador y suturar la encía donde se ha producido la incisión. Estos puntos hay que cuidarlos durante la recuperación y seguir los consejos del odontólogo que haya practicado la intervención.

Las molestias tras una operación de este tipo son habituales pero ligeras, por lo que no hay que preocuparse. Con analgésicos-antiinflamtorios como el paracetamol o el ibuprofeno las molestias se mantienen bajo control y en apenas unos días estas molestias irán pasando y se podrá volver a la normalidad.

Como suele ser habitual tras cualquier intervención en la zona bucodental, habrá una serie de molestias durante las comidas. De hecho, no es recomendable comer alimentos sólidos ni calientes durante las horas posteriores, para evitar dolor y molestias mayores.

Es habitual que no haya dolor pero sí se note inflamación en la zona. Por lo tanto, el paciente tendrá la sensación de hinchazón, que irá pasando y a la semana será imperceptible.

El médico puede recetarnos algunos analgésicos y antibióticos para evitar la posible infección en la zona que ha sido intervenida. Más allá de eso, es muy importante que en los días posteriores se extreme la higiene bucal (incluido el cepillado cuidadoso de la herida) para así garantizar que la recuperación vaya sobre ruedas. También hay que incluir enjuagues frecuentes con colutorios antisépticos de clorhexidina al 0,12% o 0,2% después de cepillarse tras cada comida.

Algunos consejos son aplicar frío de forma intermitente en la zona afectada para bajar la inflamación durante las horas posteriores. Esto es algo que suele funcionar muy bien.
En cuanto a la comida, hay que seguir una dieta blanda y consumir alimentos fríos durante las primeras 24 horas.

El tabaco hay que descartarlo o al menos reducirlo en los días posteriores, pues hará que sea mucho difícil que la herida cicatrice. En cuanto al reposo, es preferible no hacer esfuerzos físicos intensos en las horas que siguen a la intervención.

Mantener la cabeza elevada con unas almohadas si se nota sabor a sangre es útil para frenar el sangrado de la herida. Así que tenlo en cuenta sobre todo las primeras horas para evitar que haya hemorragias.

En definitiva, una operación como la cirugía periapical o puede causar ligeras molestias posteriores,. No obstante, con una serie de cuidados y atenciones como las que te hemos contado, lo superarás en apenas unos días y podrás mantener tus propios dientes durante muchos años. ¡Mucho ánimo!

Si te ha parecido interesante, quizás te interese leer sobre:

Dejar comentario