En Blog

El dolor orofacial se presenta en la boca y de la cara, puede ser agudo cuando es de poco tiempo de evolución o crónico, cuánto tiene más de seis meses de evolución.  El agudo es un dolor que nos ayuda a diagnosticar, tratar y solucionar un problema del paciente. El dolor crónico es la enfermedad en sí misma, no sirve para ayudar al diagnóstico y tratamiento de algo que podamos solucionar, y constituye un problema muy importante para el paciente y también para el profesional; porque en muchas ocasiones tiene un tratamiento no muy eficaz. 

Es dolor orofacial es un síntoma difícil de diagnosticar y desde nuestra clínica odontológica IDIM en Valencia vamos a detallar en qué consiste.

¿Qué es el dolor orofacial?

que es el dolor orofacial

El dolor orofacial es un dolor que viene provocado por lesiones en la boca y en la cara, y que la señal del tejido dañado se envía hasta el cerebro a través del nervio trigémino, que recoge a través de sus tres ramas las sensaciones de la piel de la cara y la boca. 

Si hay una alteración en los tejidos (dolor somático), esa anomalía se transforma en una señal que va vehiculizada a través de un sistema nervioso normal y si se trata la lesión tisular y se soluciona, se cura del dolor. 

Si en cambio hay una alteración de las fibras del sistema nervioso (exista o no una lesión en los tejidos que inervan esos nervios afectos), el dolor se produce porque los propios nervios están enfermos (dolor neurógeno), y este dolor no es nada útil, y consiste la enfermedad en si misma. Sea un dolor somático o neurógeno siempre es importante que se realice un diagnóstico. El dolor somático suele ser agudo porque sabemos tratarlo y solucionarlo; y el neurógeno suele ser crónico, porque es mucho más difícil de diagnosticar y tratar. 

Lo primero que debe saber el odontólogo es cuál es la sensación subjetiva de dolor del paciente, conociendo cuándo lo sintió por primera vez, cómo se desarrollaron los síntomas, si había tomado algún medicamento, que antecedentes previos existen, etc. La única aproximación que tiene el profesional para conocer el dolor del paciente, es ponerse en lugar del paciente y tratar de imaginarse cómo lo siente el paciente.

También se debe hacer mención a la frecuencia y la intensidad del dolor, puesto que este dato es fundamental para hacer un buen diagnóstico. Una buena forma de especificar la intensidad del dolor es empleando una escala del uno al diez.

A partir de esta información, el odontólogo podrá saber si el dolor orofacial es neurógeno  o somático (masticatorio, vascular o ocasionado por las estructuras del área buco-dental), que son los diferentes tipos de dolor orofacial que existen.

Es importante que el diagnóstico lo realice un médico u odontólogo especialista puesto que se realiza descartando posibles causas más comunes.

¿Cuál es la causa el dolor orofacial?

Entre los dolores somáticos: el dolor dental es la causa más habitual para que aparezca de dolor orofacial que motiva que los pacientes acudan a las clínicas dentales, y es la causa que mejor podemos tratar nosotros como odontólogos. La causa más habitual es una caries, y se trata de un dolor mal localizado por el paciente. Los dientes tienen receptores sensitivos pobremente desarrollados, no están destinados por la biología a que tengamos sensibilidad con ellos (como el riñón), sus terminaciones nerviosas nos avisan únicamente cuando algo va mal, como sucede con el cólico nefrítico, solo nos damos cuenta que tenemos riñón si funciona mal y estamos ante un cólico nefrítico. 

El dolor masticatorio tiene su origen en las estructuras musculoesqueléticas masticatorias.  El dolor de la articulación temporo-mandibular, por lesiones de dicha articulación, estos se ven empeorados en pacientes que no tienen dientes, y la articulación sufre más. El dolor vascular se origina por trastornos en los vasos que inervan las estructuras orofaciales, son como jaquecas de la cara. 

En cambio el dolor neurógeno se produce por alteración en los nervios de la cara que recogen la sensibilidad de la zona. 

El tratamiento del dolor orofacial complejo suele ser complicado, primero se intenta localizar el foco del dolor y después poner fin a la lesión que lo está causando.

En IDIM Clínica Dental contamos con un equipo de especialistas en cada uno de los servicios que ofrecemos a nuestros pacientes. ¡Ponte en manos de los mejores profesionales!

 

0/5 (0 Valoraciones)

Dejar comentario