¿Cómo limpiar los retenedores dentales? ¡Toda la info aquí!
 En Ortodoncia

La mayoría de los pacientes que han llevado a cabo un tratamiento de ortodoncia creen que la retirada de los aparatos significa el fin de este proceso y que el hecho de haber utilizado éstos por uno o dos años garantiza unos resultados definitivos para el resto de sus vidas. Lamentablemente es necesario en la mayoría de casos la utilización de unos retenedores dentales para mantener la correcta posición dentaria conseguida.

Algunos expertos suelen explicar que los dientes tienen memoria, lo cual quiere decir que tienen una tendencia natural a moverse y a regresar a la posición que tenían originalmente. Por eso, es tan importante la aplicación de mecanismos de retención en la fase posterior del tratamiento y, por supuesto, el mantenimiento de estos elementos para alargar su vida útil, sin que se rompan, deterioren o pierdan.

Los ortodoncistas evalúan la colocación de retenedores (fijos o removibles), según las necesidades puntuales del paciente y prevén una revisión periódica cada tres, seis y doce meses, con el fin de evaluar la evolución del caso. Sin duda alguna, la vigilancia médica es un requisito fundamental para mantener la sonrisa anhelada.

Consejos para mantener los retenedores de ortodoncia

limpiar retenedor dental

En este punto, es necesario aclarar que el mantenimiento dependerá del tipo de retenedor colocado y del material de fabricación, por lo que es fundamental seguir las instrucciones que ofrezca tu ortodoncista:

  • Ten cuidado al retirar los retenedores: si tienes retenedores removibles, no te confíes de su resistencia. Estos están fabricados con excelentes materiales, pero debes tratar de quitártelos de forma cuidadosa.
  • Haz una limpieza delicada: a diferencia de los fijos que se limpian durante el cepillado rutinario, los removibles deben lavarse cada vez que te los quitas. No olvides que están expuestos al sarro, la saliva, entre otros elementos. En este sentido, es preferible lavarlos con jabón neutro después de quitártelos, por ejemplo, en la mañana tras haberlos usado toda la noche.  En caso de que tengas retenedores invisibles o transparentes, evita usar pasta dental para la limpieza, ya que tienden a perder la transparencia y a volverse blancos.
  • Guárdalos en la caja: este es el lugar más seguro para los retenedores. Muchos optan por guardarlos en una servilleta en un momento determinado, corriendo el riesgo de tirarlos o perderlos.
  • Cuidado con la mordida y los dientes incisivos: si has usado aparato, sabrás que debes estar atento a la hora de morder algún bocadillo. Evita morder el bocado y tirar el alimento hacia adelante, como si fuera una palanca, puesto que podrías romper el retenedor fijo.
    • Si usas uno removible, simplemente quítatelo para comer para que no se rompa. Además, no perderás las propiedades estéticas que lo caracterizan.
  • Acude a las revisiones periódicas: no pierdas el contacto con tu ortodoncista y sigue sus consejos.

Es posible que al principio no te sientas cómodo con los retenedores, pero no olvides tu meta: una sonrisa sana y saludable. En IDIM contamos con un gabinete de profesionales de la ortodoncia en Valencia. Para cualquier duda, ponte en contacto con nosotros a través de whatsapp o rellenando nuestro formulario de contacto.

Si te ha parecido interesante, quizás te interese leer sobre:

0/5 (0 Valoraciones)

Dejar comentario